miércoles, 10 de septiembre de 2008

Nos perdimos


(Paso que pasas
rostro que pasabas
que más quieres
ay no
ay no me tientes
que si nos tentamos
no nos podremos olvidar
adiós.
Benedetti )

Ay Hombre, te has perdido tanto de mí
No me has dejado besarte las orejas
Y cantarte canciones al oído

También desconoces los lunares de mi cuerpo
Y apenas estaba pensando en pedirte que hicieras
Un inventario

Te has perdido de mis consuelos y mis sonrisas
Te has perdido de mis senos y de mi pubis
De mi forma de bailar, de mis besos

Hubiera podido escribirte cuentos para leértelos en las noches
Te hubiera invitado a dormir en mi cuarto de forma clandestina
Te hubiera regalado mi confianza y mi ternura

Ay hombre, te has perdido tanto de mi
Pero lo peor de todo, lo más triste
Es que yo también me perdí de ti

Mayra

2 comentarios:

Juan dijo...

Y también se pierde de nosotros... no es que sea lo más triste, pero de que se hubiera pasado un buen rato, eso es seguro.
Auqnue, pensándolo bien, nadie se pierde de ti, porque nadie deja de ser uno (o ya me perdí?)

Anónimo dijo...

nalgame Dios, don toy?, acaso te perdí, o simplemente nunca estuviste ahí.

Profundo, profundo.

Dr. Megalomano Contreras Huerta